La ventana del 215, 2° piso de la Facultad de Química

Ahí están las gotas de lluvia -justo en la parte baja de la ventana- donde el techo no puede ya alejarlas de mi vista. Miles de puntitos de agua alumbran desde el vidrio. Pienso que bien podrían ser millones de estrellas surcando por la galaxia, la evocación a escala de una suerte de oleaje tenue o un blanquecino moho devorando un pan. Podrían ser también los ojos de muchas ranas, enamorando con cantos, abrazos húmedos; enloquecidas por verdes pasiones ¿Será desde nubes que aprenden, las gotas a disfrazarse de juego?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Entretenimiento, Reflexiones y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s