Calle 1°

No soy de huir mis calles:

Prefiero los ojos con hielo llenarme;

Que se derrita y refresque.

Recorro de vuelta y barro cenizas

Con escobas de pestaña y cejas que se arquean;

Limpiando rincones,

Secando esquinas

De gotas con sal.

Las lavo como a niños pequeños,

Con ternura y con cuidado.

Voy dejándolas en blanco,

Como páginas ociosas

Y ansiosas.

Lo mío no es huir de las espinas,

Ni la piedra en el zapato.

Cenizas y yo somos polvo.

Mezclarse;

Volverse homogéneas,

Será cuestión de tiempo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía, Reflexiones. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s