Vista Aérea

Miro con cariño las estrías de mi Tierra

Que mujer me parió;

Multicolor como ella.

Vislumbro sus caderas,

Su cuerpo de verde y nubes

Y cielos de tonos azules;

Naranja, gris y turquesa.

Profunda cual mi entrepierna,

En sus abismos, cañones;

Encierra secretos y lleva

De los ciclos

Los dolores.

Desde el aire es una playa

Con dobleces por montañas.

Vallecitos y ondulaciones,

Como líneas de porcelana.

La miro y la amo,

Y me reconozco.

Me desdibujo.

Me enojo y vuelvo

Con un beso y con mis ojos

A hacer las paces.

La quiero extensa,

Viva y libre.

De Jorge Debravo

Y aquel Argentino

De la barba espesa.

La quiero hermana

Y emancipada:

Despierta,

Salvaje.

Tierna e inquieta.

La quiero nuestra,

Con pan y de carne.

Abya Yala,

Atahualpa Yupanqui.

La quiero nuestra:

Con besos de tarde,

Con luna en el parque,

Sin cadenas,

Ni trincheras.

Sin avaros,

Sin cobardes.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s