Lloviendo en Abril

Nadie sabe;

Nadie advierte,

Cuando en detalles pequeños

Viene la nostalgia de algún largo viaje.

Ella llega,

Se instala.

No pide permiso,

Solo te acompaña…

Así,

De pronto,

Como un aguacero en Abril,

Gota a gota,

Tocando las fibras del sentimiento

Y dejando charquitos en cada parche desnudo del suelo.

Gritando desde cada espejo el reclamo del propio rostro que por todo pregunta.

Un Abril que se llena de “quizás” ensordecedores,

Que retumban en los sentidos,

Y que impactan como esas gotas que corren presurosas

Al encuentro inevitable de su destino:

Fundirse con las raíces en el suelo;

Cada vez más profundo,

Cada vez más oscuro.

 

…Escrito a dos voces. Inspiración de un Abril de nostalgia.

Diego Zúñiga Céspedes

Ana Beatriz Hernández Barquero

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Poesía. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s